miércoles, septiembre 30, 2020
Banner Top

A lo largo de nuestra educación, y más en la adolescencia nos han inculcado el tener un proyecto de vida a corto, mediano y largo plazo. Pero ¿qué pasa cuando estamos en la universidad o después de haberte graduado?

Nunca es tarde para crear, replantear o modificar tu plan de vida, sin importar tu edad, en cada etapa de nuestra vida modificamos nuestros pensamientos, gustos o personas con las que nos rodeamos.

Es por ello, que debes tomar estos 5 elementos esenciales para tener tu proyecto de vida, porque al hacerlo, cubres con un aspecto importante en la vida del ser humano: la autorrealización, de lo contrario surgen problemas de depresión y a la vez de autoconocimiento. En el cual Viktor Frankl etiquetó el malestar que surge en esta circunstancia como depresión noógena, esto es, la zozobra emocional ante la pérdida de sentido.

 

  1. ¿Cuál es mi situación actual?

Probablemente los planes que tenías en 10 años ya no le ves mucho sentido, o no te alientan a continuarlos, y es debido a que no estaban planeados al contexto actual en el que estás viviendo.

Ha cambiado tu forma de pensar, conociste más personas que te han llevado por otros caminos, has tenido otras oportunidades diferentes, que seguramente en su mayoría ni siquiera lo pensaste. Así que lo primero que debes saber es cuál es tu situación, para saber cuál es el rumbo de tus planes, pero en todo momento manteniendo tu propia esencia.

2. ¿Cuáles son mis necesidades?

Es fácil confundirlo con las cosas que deseas, pero siempre detrás de ello, está lo que actualmente necesitas lograr, y esto se refiere a que, si no se satisface una necesidad, caemos en desesperación o ansiedad, mientras que, si se impide un deseo, la emoción resultará manejable y gestionable.

3.¿Cuáles son mis objetivos?

La base de todo proyecto, sin duda, son los objetivos, y no es más que otra que nos marca el camino y la planeación de todo. Pero comienza con el corto plazo, ya que avanzarás poco a poco, y al lograrlo te seguirás planteando objetivos cada vez más grandes, y así mismo, verás tu evolución.

4. ¿Cuáles son mis valores?

Por mucho tiempo hemos planteado nuestros valores, pero muchas veces han sido valores que realmente no son nuestros ni los vivenciamos como si lo fueran, sino que han sido impuestos por terceros durante nuestro desarrollo individual. Y a la vez, esto cumple con las expectativas de los demás y no las tuyas, así que primero conoce tus valores, así como tus habilidades.

5. ¿Ahora qué sigue?

Cuando cumples todos los aspectos anteriores, este es el punto donde tienes una idea clara de lo que quieres. Comienza con papel y pluma, aterrízalas, y poco a poco todas esas pequeñas cosas que hagas, te llevarán a donde realmente quieres.

¡Comienza hoy!

0 Comentarios

Deja un Comentario

Clima

SÍGUENOS

INSTAGRAM

Publicidad

publicidad
bar la copa
travesia
bokoba