viernes, febrero 28, 2020
Banner Top

En promedio una persona pasa en las redes sociales 2 horas diarias, por decir tan solo una cifra, y la mayoría de los contenidos manejan poco texto, ya que son casi todos audiovisuales, pero aún así seguimos leyendo todo el tiempo, para poder navegar no solo por las redes sociales, sino por internet.

Algunos académicos y escritores creen que las redes sociales, con sus múltiples interrupciones y los cortos períodos de atención que requieren, están condenando a la lectura de libros al olvido.

Existe un libro Cómo aprendemos a leer, donde la neurocientífica Maryanne Wolf advierte de que las habilidades necesarias para ser efectivos a la hora de hacer muchas tareas al tiempo podrían estar reemplazando las que necesitamos para concentrarnos sin distracciones y leer de forma contínua.

Es decir, que, para realmente aprender, o tener una lectura efectiva, se necesita estar concentrado en la lectura, y como ya sabemos, al estar en redes sociales, es difícil, ya sea porque te llegan mensajes, o no terminas la lectura porque ya viste algo que llamó más tu atención.

Por lo tanto, esta científica no afirma que eso necesariamente esté ocurriendo, sí manifiesta su preocupación porque la humanidad podría perder su capacidad de leer a profundidad.

Por otro lado, hay personas que tienen el lema “Lee lo que quieras pero lee” en donde el objetivo, según un comunicado de prensa del Ministerio, es “modificar los estereotipos de la lectura que la asocian exclusivamente con una actividad obligatoria o exclusivamente de estudio”, y que la gente se dé cuenta de que lo que hace en sus móviles todo el tiempo también es lectura.

Lo que sí podemos concluir es que la lectura es reflexión e intimidad contigo mismo, si lo encuentras en una lectura que veas por internet, ¡adelante! No hay que perder la capacidad de discernir entre ciertos temas y hacer que cada palabra te haga volar la creatividad y activar los sentidos.

0 Comentarios

Deja un Comentario

Clima

SÍGUENOS

INSTAGRAM

Publicidad

publicidad
bar la copa
travesia
bokoba