sábado, mayo 30, 2020
Banner Top

Viene fin de año y con ellos los viajes, ya sea dentro de tu País o fuera de, siempre pensar en hacer un vuelo causa emoción y cierto nerviosismo, y justo te vamos a decir como afrontarlo, pero a la vez estar preparado para realizarlo, sin que te falte nada.

Probablemente tendrás a un acompañante para ese viaje, pero si no es así, debes estar preparado e informado de las cosas que puedes hacer antes durante y después de tu viaje.

Antes del viaje

Lo que sí es que los nervios siempre estarán ahí, aunque sea tu décimo viaje, siempre permanecen en cada vez que pongas un pie en el interior de uno de ellos y hasta que esta pose sus ruedas sobre la pista de aterrizaje del destino elegido.

Está claro que un viaje no comienza al subirte en el avión. La aventura se inicia desde el mismo momento que clicas en el botón de comprar el billete en tu buscador de vuelos. A partir de ahí, todo será una sucesión de emociones que te llevarán a disfrutar de cada segundo mientras investigas sobre tu destino, decides qué lugares quieres visitar y recopilas información para preparar un viaje inolvidable.

Algo que te ayudará a calmar los nervios y a asegurar que todo está bajo control será que hagas una lista con todo aquello que quieres llevar de equipaje. Cuando prepares la maleta, acuérdate de tachar cada una de las cosas que la conforman según las vayas incluyendo: solo así te asegurarás de no olvidar nada importante.

También debes llegar al aeropuerto con tiempo suficiente, porque como buen novato en el arte de viajar en avión, sé precavido y llega al aeropuerto con tiempo suficiente como para orientarte. Comprueba que llevas contigo los billetes de embarque y busca en qué mostrador deberás hacer check-in.

Si lo has hecho de manera electrónica, dirígete al control de seguridad y sigue bien las instrucciones. Procura llevar los líquidos juntos en una bolsa de plástico transparente y ten bien localizados los objetos electrónicos en tu equipaje de mano: para pasar por el escáner deberás extraerlos y colocarlos en las bandejas de manera independiente, además después de ello, debes encontrar tu puerta, y fíjate bien en la hora de vuelo. Y, por supuesto, intenta disfrutar de cada paso en esta primera experiencia de volar en avión: ¡los preliminares tienen también su aquel!

Durante el viaje

Lo mejor es que, siendo la primera vez que vuelas en avión, hayas optado por asiento de ventanilla. Así podrás vivir al 100% tanto el despegue como el aterrizaje, y disfrutar de las vistas desde las alturas de manera exclusiva.

Cuando localices tu asiento extrae de tu equipaje de mano todas aquellas cosas que creas que vas a necesitar durante el vuelo y coloca la mochila o maleta en el compartimento superior. Quizás, para hacer más llevaderas las horas de vuelo, te venga bien un buen libro, algún dispositivo electrónico en el que escuchar música o, por qué no, la guía del lugar que vas a visitar. La emoción de tu primer vuelo será enorme, pero eso no te impedirá aprovechar el tiempo en las alturas.

Abróchate el cinturón de seguridad, atiende al personal de abordo en su explicación sobre las normas de seguridad en el avión y respira hondo. En el momento en el que el avión comience a rodar por la pista preparándose para despegue, tu corazón latirá a mil por hora. Ha llegado el momento de despegar por primera vez.

Una vez el avión haya tomado la altura necesaria y se estabilice, la señal de cinturones dejará de estar iluminada. Esto querrá decir que, en caso de que necesites levantarte para ir al baño o estirar las piernas, podrás hacerlo sin problema. Eso sí, ya se trate de tu primera vez volando en avión o del número cien, siempre es aconsejable dejarlo abrochado durante el vuelo por si en algún momento hubiera turbulencias.

Cuando el avión comience a descender ese cosquilleo en el estómago que ya comienza a serte tan familiar aparecerá de nuevo. Una vez más, desde la ventanilla, comprobarás cómo las carreteras y casas van adquiriendo cada vez más tamaño. Te estás acercando a tu destino…

Porque la sensación cuando por fin el avión toma tierra suele ser, en muchas ocasiones, un tanto brusca. ¡No te preocupes! Es normal. En cuanto se abran las compuertas podrás levantarte y recoger tus pertenencias. ¡Fíjate bien y no olvides ninguna en tu asiento ni en el compartimento superior!

Y, ahora sí, ¡bienvenido a tu destino!

0 Comentarios

Deja un Comentario

Clima

SÍGUENOS

INSTAGRAM

Publicidad

publicidad
bar la copa
travesia
bokoba