lunes, marzo 30, 2020
Banner Top

La tecnología y la ciencia a avanzado tanto que ya es posible reconstuír cómo era una persona a través de su ADN, a pesar de la antigüedad, en este caso fue posible extraer un genoma humano completo a partir de un chicle antiguo de 2 cm de resina de abedul con 5,700 años de antigüedad encontrado en una excavación en Syltholm, en el sur de Dinamarca, por investigadores de la Universidad de Copenhague.

Según el estudio publicado en la revista Nature Communications, el ADN de la joven se obtuvo de las marcas de dientes que dejó en la antigua goma de mascar.

Las hebras de ADN conservadas en la encía apuntan a una mujer recolectora de Europa continental que tenía piel y cabello oscuro y ojos azules, quien vivió cerca de la laguna hace unos seis mil años, según la datación por carbono del alquitrán de abedul.

Junto con su ADN, los investigadores encontraron material genético de pato y avellanas, presuntos restos de una comida reciente, y al menos 40 tipos de microbios.

El análisis genético de esta muestra arrojó una idea de lo que comía esta mujer, de dónde era y qué tipo de gérmenes llevaba en la boca.

Hannes Schroeder, antropólogo molecular de la Universidad de Copenhague, dijo:

“ESTA ES LA PRIMERA VEZ QUE ALGUIEN TIENE UN GENOMA ANTIGUO COMPLETO DE ALGO QUE NO SEA HUESO O DIENTES. LA PRESERVACIÓN DEL CHICLE ES BASTANTE EXTRAORDINARIA. NO ESPERÁBAMOS OBTENER TODO EL GENOMA”.

El abedul ‘chicle’

El chicle abedul, una herramienta prehistórica, que se obtiene al calentar la corteza del árbol, y este se ha utilizado como adhesivo natural durante cientos de miles de años.

Los investigadores se preguntaron si el alquitrán de abedul masticado de Syltholm podría contener ADN preservado. Para averiguarlo, lavaron trozos de alquitrán y extrajeron el ADN que pudieron encontrar y resultó que había una gran cantidad de ADN.

 

Nadie sabe cómo se llamó o a qué se dedicaba, pero los científicos que reconstruyeron su rostro le han dado un nombre: Lola.

¿Qué se sabe de Lola?

Es imposible saber su edad, pero dado que los niños parecían masticar alquitrán de abedul, los científicos sospechan que era joven.

Además, el ADN reveló su microbioma oral, la colección de microbios que viven, a menudo inofensivamente, en la boca. Entre decenas de especies bacterianas, tres estaban relacionadas con Streptococcus pneumoniae, una de las principales causas de neumonía.

Los científicos también detectaron el virus de Epstein-Barr, que puede causar fiebre glandular. Si bien ella pudo haber estado enferma, todos pueden estar presentes sin causar enfermedad o dolencia.

“Syltholm es completamente único. Casi todo está sellado en lodo, lo que significa que la preservación de restos orgánicos es absolutamente fenomenal”, dice uno de los investigadores del equipo de arqueología mesolítica, Theis Jensen.

0 Comentarios

Deja un Comentario

Clima

SÍGUENOS

INSTAGRAM

Publicidad

publicidad
bar la copa
travesia
bokoba