martes, febrero 18, 2020
Banner Top

Para nadie es un secreto que Disney es un mostró dentro del sector empresarial. Como compañía, la marca ha logrado no sólo mantenerse como líder dentro de más de un segmento, sino que ha conseguido hacer crecer su negocio con nuevas áreas para llegar a nuevos mercados, aún cuando hablamos de una organización que tiene cerca de un centenar de años en el mercado.

 

 

Los números de Mickey Mouse

Para darnos una idea, basta con reconocer que durante el cuarto trimestre de su ejercicio fiscal -reportado en noviembre del año pasado-, Disney ganó 19 mil 100 millones de dólares, cifra 34 por ciento más elevada si se compara con lo alcanzado en el periodo anterior.

 

 

De manera conjunta, durante el año fiscal, la empresa obtuvo un volumen de negocio de 68 mil 570 millones de dólares (17 por ciento más que un año anterior) consiguiendo un beneficio por acción calculado en 1.07 dólares.

 

 

Gracias a estos números, Disney ha logrado posicionarse como una de las firmas más fuertes del mercado. De hecho, la lista sobre las marcas más valiosa de 2019 publicado por Forbes ubica a la firma comercial en la octava posición con un valor de 52 mil 200 millones de dólares, cotización 10 por ciento mayor a lo alcanzado un año antes.

 

 

La clave del éxito ha sido en la estructura de negocio en la que el centro de crecimiento está en generar sinergias entre los productos activos culturas de la marca convirtiendo a cada película y personaje en un producto mismo con la capacidad para generar un mercado propio en el mercado, pero siempre teniendo como punto de partida las producciones cinematográficas que han hecho nombre a la firma.

 

 

En otras palabras, el modelo propone convertir a cada película en un universo formado por diferentes aristas de negocio que van desde merchandising hasta la creación de música original con el objetivo de hacer crecer los activos culturales de la compañía que, sin duda, se transforman en productos comercializables.

 

 

La historia y presente del modelo

El esquema anterior es una versión renovada y mucho más robusta de un modelo que data de 1957, mismo que, aunque con menos elementos y líneas de acción, es similar en cuanto a estructura.

 

 

La estrategia de Disney no para en la creación de contenido relevante y de calidad diseñado al gusto de cada público objetivo, sino que además habla de la correcta capitalización del mismo en diferentes áreas de negocio que son parte de una estrategia integrada en donde todas las áreas funcionan como soporte e impulso entre sí.

 

 

Disney es considerado líder en la venta de licencias de merchandising con más de 54 mil millones de dólares, lo que la ubica por encima de Warner Media con ingresos por 11 mil millones de dólares, Hasbro, con ingresos por más de 7 mil millones de dólares y Universal con ingresos por más de 7 mil millones de dólares.

 

 

Si ambos modelos se replicarán ahora, es seguro que sería un esquema mucho más saturado y con mayores vertientes de negocio; no obstante, la lógica sería la misma.

0 Comentarios

Deja un Comentario

Clima

SÍGUENOS

INSTAGRAM

Publicidad

publicidad
bar la copa
travesia
bokoba