lunes, marzo 30, 2020
Banner Top

Hace unos 5 o 10 millones de años las tortugas gigantes que hacían que los humanos se vieran diminutos, deambulaban por pantanos de agua dulce.

Los investigadores han encontrado caparazones pertenecientes a Stupendemys Geographicus, la tortuga más grande que haya existido, su caparazón alcanzó casi 3 metros de largo y pesaba 1,100 kilos.

Al estudiar   las conchas y los fósiles de la mandíbula inferior, los investigadores descubrieron que los machos tenían caparazones con cuernos para proteger sus cráneos. A pesar de su tamaño , las marcas gigantes de mordiscos en los caparazones muestran que los depredadores incluidos los caimanes no eran disuadidos  por el enorme escudo del animal.

Las conchas fósiles se encontraron en Venezuela y Colombia, la tortuga fue descrita por primera vez en 1976 por el paleontólogo Roger Wood. La llamó Stupendemys  por su tamaño y Geographicus, en reconocimiento al apoyo que National Georaphic Society ha brindado a la investigación de tortugas fósiles.

La mandíbula inferior ayuda a completar el rompecabezas con respecto a su dieta, comían una amplia gama de peces, cocodrilos, serpientes y moluscos y podían aplastar semillas con sus enormes huesos de la mandíbula inferior.

No se sabe exactamente que causó su extinción, los investigadores saben que su hábitat se vio interrumpido cuando las montañas de los Andes se levantaron  y separaron los ríos Amazonas, Orinoco y Magdalena.

Entender más sobre la tortuga gigante también ha ayudado a aclarar la evolución de la tortuga y determinar que el pariente vivo más cercano  es la tortuga de cabeza grande del rio Amazonas, aunque es 100 veces más pequeña, sus dietas son similares

0 Comentarios

Deja un Comentario

Clima

SÍGUENOS

INSTAGRAM

Publicidad

publicidad
bar la copa
travesia
bokoba