sábado, mayo 30, 2020
Banner Top

El coronavirus y sus estragos siguen atrayendo la atención mundial, fronteras cerradas, vuelos cancelados, y el creciente miedo global, son algunos efectos de las epidemias.

No es la primera vez que sucede, la primera epidemia documentada se llamó “la peste de Atenas” aunque se registran muchas más.

Existen dos grandes epidemias celebres la primera es la peste bubónica o peste negra que asoló Europa en el siglo XlV, se considera que se originó en Catay China y de allí la importaron comerciantes genoveses.

La otra es la llamada “gripe española” en 1918, su origen se sitúa en Kansas Estados Unidos, ocasionó la muerte de más de 50 millones de personas en solo un año.

La peste de Atenas sucedió hacia el 430 a.C. fue una epidemia devastadora provocada por una bacteria Salmonela tiphy.

Se estima que murió la tercera parte de los habitantes de la península helénica, a esta le seguiría la peste de Galeno en el siglo ll d.C. y luego la epidemia de Justiniano en el Vl d.C, que se prolongó durante seis décadas.

En esos tiempos, las mentes más brillantes acuñaron conceptos profilácticos aislamiento y acordonamiento (cuarentena y protección de fronteras), el aislamiento consiste básicamente en separar al enfermo del resto de la población para evitar que el contagio se extienda.

El cierre de fronteras también ha servido para evitar los flujos migratorios y propagar la enfermedad.

La perspectiva histórica nos permite mantener la calma con la epidemia de Wuhan, ya que siempre hicimos frente a las más terribles epidemias incluso antes del gran avance en la ciencia y tecnología.

0 Comentarios

Deja un Comentario

Clima

SÍGUENOS

INSTAGRAM

Publicidad

publicidad
bar la copa
travesia
bokoba